Te de Matcha

Procedente de la Camellia sinensis, la planta del té, el Té Matcha fue introducido en Japón por el monje budista Eisai en 1191. El cultivo del té matcha es diferente al del té verde tradicional. En Japón, el Té Matcha se cultiva a la sombra durante 3 semanas antes de la cosecha, mientras que los otros tés se cultivan al sol.
Debido a esta diferencia, los contenidos de clorofila y polifenoles (incluidas las catequinas de ECGC) aumentan y se estimula la producción de aminoácidos.

Su contenido en catequinas es diferente al de los otros tés verdes ya que la exposición al sol afecta la composición y las concentraciones de catequinas presentes en las hojas del té. El Té Matcha contiene 137 veces más antioxidantes EGCG (catequinas) que el otro té verde japonés, así como una proporción ORAC (Oxygen Radical Absorvence Capacity) más alta.

El mejor aliado de la "desintoxicación"
Los antioxidantes contenidos en el Té Matcha contribuyen al refuerzo del sistema inmunológico, para luchar contra los radicales libres en el cuerpo. Además, el Té Matcha contribuye a la eliminación de toxinas por sus efectos drenantes, tonificantes y desintoxicantes.

SABON utiliza cookies con el objetivo de prestar una mejor experiencia de compra. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.